INDUSTRIA

PINTURA PARA GALVANIZADO: TODO LO QUE DEBES SABER

PRODUCTOS RELACIONADOS

besa nato detail

BESA-NATO

3798 alfa 1 pur detail

ALFAPUR 3798

f detail 714

F-714

286 f 2 detail

F-286/2

detail urki natol

URKI-NATO

galvanizado besa pintura para

La pintura para galvanizado es un tipo de recubrimiento fundamental en muchos sectores industriales, especialmente cuando se trata de aportar una alta protección y mejorar la apariencia estética de superficies metálicas.

En este artículo, te contamos todo lo que necesitas saber sobre este tipo de recubrimiento: cómo pintar sobre galvanizado, sus características, ventajas y sectores donde es más común su uso.

¿QUÉ VAS A APRENDER?

    ¿Qué es la pintura para galvanizado?

    La pintura para acero galvanizado es un tipo de recubrimiento formulado para ofrecer una excelente adherencia en soportes galvanizados, es decir, en aquellas superficies que han sido tratadas mediante un proceso de galvanización con el fin de protegerlas frente a la corrosión.

    La galvanización se basa en aportar una protección superficial de zinc al acero o a otra superficie metálica. El proceso más común es el denominado galvanización en caliente, mediante el cual se obtiene un recubrimiento de zinc sobre metales como hierro o acero, por inmersión en un baño de zinc fundido (de acuerdo a la norma ISO 1461), a una temperatura aproximada de 450ºC.

    Este tipo de pintura se formula para mejorar la protección y resistencia del soporte, además de ofrecer un atractivo acabado estético en superficies metálicas, aportando una alternativa al color gris característico del acero u otros metales.

    Características y ventajas

    La pintura para chapa galvanizada cuenta con varias características que la hacen ideal para su aplicación en diferentes sectores de pintura industrial:

    • Adherencia: presenta una excelente adherencia al metal, lo que asegura un acabado duradero y de calidad.
    • Resistencia a la corrosión y durabilidad: esta pintura proporciona una protección adicional contra la corrosión, al actuar como una barrera entre el ambiente y la superficie galvanizada. La pintura para metal galvanizado mejora la vida útil de las superficies metálicas, ya que garantiza una protección más duradera contra la corrosión y el desgaste, tanto químico, como mecánico.
    • Flexibilidad: es flexible y se adapta a las deformaciones y movimientos del metal, evitando que se agriete o desprenda con el tiempo.
    • Acabado: este tipo de pintura ofrece un acabado estético atractivo y se encuentra disponible en diversos colores y grados de brillo, permitiendo una alta personalización de la superficie metálica.

    Cómo pintar sobre acero galvanizado paso a paso

    Aplicar pintura para galvanizado es un proceso que requiere de ciertos pasos para garantizar que el recubrimiento se adhiera correctamente y proporcione la protección adecuada.

    Paso 1: elegir entre un sistema directo o un sistema compuesto por imprimación + esmalte

    En función de la durabilidad, resistencia y protección que queramos aportar a la superficie, así como de la tipología de aplicación o proyecto a abordar, deberemos elegir entre emplear un sistema directo sobre el metal o DTM, o bien la aplicación de dos capas: imprimación y pintura de acabado.

    En el primer escenario, podríamos hacer uso de la pintura monocapa BESA-NATO, un esmalte acrílico de 2 componentes de alto brillo, disponible también en acabado mate y satinado, e integrado dentro del sistema tintométrico URKI SYSTEM.

    Esta pintura ofrece una excelente resistencia físico-química, gran comportamiento al exterior y adherencia directa sobre una amplia variedad de soportes: acero, acero inoxidable, aluminio, latón, galvanizado, vidrio, plásticos (ABS, PUR, PC, MA, GRP, PVC), cerámica...

    besa besa nato

    BESA-NATO se encuentra integrada dentro del sistema monocapa PUR 2C universal C-15, que ofrece una resistencia a niebla salina de 200 horas según UNE EN ISO 9227:2007.

    Otra opción a tener en cuenta sería el recubrimiento ALFAPUR 3798, una pintura monocapa anticorrosiva UHS 2C y de adherencia directa al metal (DTM), que ofrece elasticidad, cuerpo, excelente resistencia anticorrosiva y buena adherencia sobre metales ligeros como el aluminio o el galvanizado.

    En el proceso de ejemplo que describimos a continuación, optaremos por el uso de un sistema compuesto por imprimación y pintura de acabado.

    Paso 2: inspección preliminar

    En primer lugar, inspeccionamos el estado del acero galvanizado. Buscaremos signos de corrosión, descamación o daños en la capa galvanizada. También, verificaremos si la superficie presenta grasas, aceites o cualquier contaminante superficial.

    Paso 3: preparación de la superficie metálica

    El acero galvanizado es una superficie lisa y no porosa, por lo que la pintura puede tener dificultades para adherirse si no se prepara correctamente.

    Dependiendo del estado inicial, será necesario emplear diferentes métodos de limpieza. Para la suciedad ligera, limpiar con detergente alcalino seguido de aclarado con agua dulce.

    Para la preparación de una superficie metálica que contenga aceites o grasas, utilizaremos un desengrasante adecuado. Si la superficie presenta óxido o corrosión, puede ser necesaria la limpieza con cepillo de alambre o chorro de arena, para garantizar una superficie de acero limpia y lista para pintar.

    Conviene tener en cuenta que esta preparación de la superficie eliminará en mayor o menor medida parte de la capa de galvanizado. dependiendo de la intensidad de la limpieza.

    Normalmente, se recomienda lijar suavemente o matear la superficie con el fin de atacar la capa de pasivación que permita una mejor adherencia de la pintura.

    No obstante, es importante no lijar demasiado fuerte, ya que se podría dañar la capa galvanizada y exponer el acero al aire, lo que a la postre podría causar corrosión sobre la superficie.

    Paso 4: aplicación de la imprimación

    El siguiente paso es aplicar la capa de imprimación.

    La imprimación aporta una mejor adherencia de la pintura y ofrece una protección adicional a la superficie.

    Se recomienda aplicar una imprimación que sea compatible con superficies de acero galvanizado, como pueden ser la imprimación anticorrosiva de alta adherencia F-714, la imprimación epoxi 2C F-286, o la imprimación epoxi capa gruesa 2C F-294/2, si lo que buscamos es una mayor protección del sustrato.

    Seguiremos las indicaciones de la ficha técnica para una correcta aplicación.

    Paso 5: aplicación del acabado

    Una vez que la imprimación se haya secado, siguiendo las indicaciones de la ficha técnica correspondiente, aplicaremos la pintura de acabado.

    En este proceso, nos podemos ayudar de un esmalte de poliuretano como es URKI-NATO 2C, un producto que cuenta también con acabado mate y satinado.

    urki nato besa

    URKI-NATO es un producto de alta calidad, que está clasificado como M-1 según la norma 23727:1990, como F-1 según la norma NF F-16101 o como R-1 y R-9 según norma ISO EN 45545. Se encuentra integrado en diversos sistemas de pintado industrial certificados bajo norma UNE EN ISO 12944, lo que asegura una excelente durabilidad y resistencia.

    Aplicamos el acabado en base a la ficha técnica del producto, mediante una aplicación regular y uniforme, reduciendo la posibilidad de que aparezcan defectos de pintado, como burbujas o piel de naranja.

    El método de aplicación puede variar dependiendo del tamaño y forma de la superficie a pintar. Las opciones incluyen diferentes tipos de equipos de aplicación de pintura, como brochas, rodillos o pistolas de pulverización.

    Dejaremos secar la pintura según las indicaciones de la ficha técnica, antes de manipular la superficie o exponerla a condiciones ambientales adversas.

    Paso 6: mantenimiento

    El mantenimiento regular de la superficie es crucial para maximizar la vida útil de la pintura y la protección del acero galvanizado.

    Inspeccionaremos el soporte regularmente en busca de signos de desgaste o daño, y realizaremos retoques según sea necesario para mantener la integridad del recubrimiento.

    Recuerda siempre trabajar en un área correctamente ventilada y usar los epis necesarios en pintura, como gafas de seguridad, guantes y mascarillas, especialmente si estás trabajando con pinturas a base de solventes o realizando trabajos de limpieza con abrasivos.

    Siguiendo estos pasos técnicos de manera cuidadosa y metódica, podrás aplicar pintura para galvanizado en acero de manera efectiva, asegurando un acabado duradero y de alta calidad.

    Sectores de aplicación de la pintura para galvanizado

    Los soportes de galvanizado son ampliamente utilizados en numerosos sectores industriales. Veámos los más destacados.

    • Construcción: en el sector de la construcción, la pintura para galvanizado es comúnmente utilizada en la protección y acabado de estructuras de acero galvanizado. Esto incluye tanto estructuras internas como vigas y columnas, así como elementos externos (barandillas, vallas y revestimientos). También se utiliza en la protección de tuberías, conductos y sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC).

    • Automoción e industria del transporte: en el sector automotriz y de transporte, la pintura para galvanizado se utiliza en componentes de vehículos industriales, remolques y otros equipos que requieren una protección duradera contra la corrosión. Esto puede incluir partes del chasis, carrocería o remolques, entre otros.

    • Industria marítima: en ambientes marinos, donde la sal y la humedad presentan un alto riesgo de corrosión, la pintura para galvanizado se utiliza en gran variedad de soportes y aplicaciones (embarcaciones, muelles, grúas portuarias, etc).

    • Infraestructuras y obras públicas: este tipo de pintura es comúnmente utilizada en la protección de infraestructuras y obras públicas. Esto puede incluir puentes, torres de electricidad, postes de luz, señales de tráfico, y otros equipos y estructuras que requieren una alta resistencia a la corrosión.

    • Industria agrícola: en el sector agrícola, se utiliza en la protección de una variedad de equipos y estructuras, incluyendo invernaderos, almacenes, silos, y pintado de maquinaria agrícola en general.

    • Equipamiento industrial: finalmente, en el ámbito de la industria, este recubrimiento se emplea en la protección de una amplia gama de equipamiento, desde maquinaria pesada y vehículos hasta el pintado de silos y tanques de almacenamiento, pasando por el pintado de estructuras metálicas de todo tipo.

    En BESA contamos con diferentes sistemas de pintado especialmente diseñados para ofrecer las mejores prestaciones y rendimiento en soportes galvanizados.

    Conclusión

    En resumen, la pintura para galvanizado es una solución eficiente y eficaz para proteger y embellecer superficies metálicas galvanizadas en diversos sectores.

    Su capacidad para adherirse a estas superficies y ofrecer una protección adicional contra la corrosión, así como su flexibilidad y acabado estético, la convierten en una opción ideal para mejorar la vida útil y la apariencia de las estructuras y componentes metálicos. No dudes en considerar la pintura para galvanizado en tus proyectos industriales y descubrir sus múltiples ventajas.